Archivo de la etiqueta: Sexualidad

Fases del deseo sexual: Resolución

Después del orgasmo, poco a poco va desapareciendo la tensión general, y todos los cambios que sucedieron en las fases anteriores vuelven a la normalidad. A esta fase también se le llama de satisfacción, pues tanto hombres como mujeres se relajan y experimentan una snsación de bienestar. Si no se llegó al orgasmo, pero hubo bastante excitación, la resolución es más lenta. El ritmo cardiaco se vuelve más lento, la presión sanguínea disminuye, el flujo de sangre hacia los genitales se detiene y el pene y el clítoris pierden su erección. A algunas personas les da sueño, y otras se sienten llenas de energía.

Después de esta etapa de “volver a la normalidad”, viene el periodo refractario, que es el tiempo que debe pasar antes de poder comenzar un nuevo ciclo de respuesta sexual. La mayoría de los hombres tienen un periodo de recuperación más o menos largo entre un orgasmo y la posibilidad de tener otro; esto varía por distintas causas, entre ellas la edad.

Fases del deseo sexual: Orgasmo

Muchas personas lo describen como un estallido de placer que recorre todo el cuerpo. Es la cima de la satisfacción emocional y física en el acto sexual, y el clímax de la excitación. Ocurre cuando aparecen una serie de contracciones musculares rápidas y sensaciones placenteras, que después dan paso a una relajación progresiva. La explicación científica es que el encéfalo libera en la sangre unas sustancias químicas relajantes llamadas endorfinas, que provocan un intenso placer y relajación.

Se puede llegar al orgasmo mediante casi cualquier forma de estimulación sexual: la masturbación, petting, penetración anal o vaginal, o sexo oral. Cada persona vive el orgasmo de forma distinta. Algunos orgasmos son intensos y agitados, y otros moderados y tranquilos.

Los hombres suelen llegar al orgasmo más rápido que las mujeres (porque también se excitan más rápido), y casi siempre tienen una eyaulación (salida de semen).

A la mayoría de las mujeres les es más fácil llegar al orgasmo mediante la estimulación del clítoris, y no de la vagina. A diferencia de los hombres, que sólo tienen un orgasmo en cada relación sexual, nosotras podemos tener más de uno o múltiples orgasmos.

Fases del acto sexual: Meseta

 

El contacto físico mantiene la excitación, que llega a un punto muy alto. En las mujeres, los labios menores cambian de color de un rojo vivo a un rojo vino, preparándose para el orgasmo; la vagina comienza a segregar unas gotitas de una sustancia mucosa que actúa como lubricante; el clítoris se eleva un poco hacias la parte de enrente del pubis; el útero se eleva totalmente hacia la pelvis, y los pechos aumentan su tamaño.

En los hombres, la erección del pene se vuelve más dura, puede salir un poco de líquido preeyaculatorio, el glande aumenta de tamaño, igual que los testículos que, además, se acercan al cuerpo.

Si por algún motivo la excitación desaparece en esta fase y no se llega al orgasmo, puede haber ciertas molestias. A ellos les pueden doler los testículos y nosotras podemos tener una congestión en la zona genital, sin embargo, estas molestias pasarán sin causar ningún daño.

Fases del acto sexual: Excitación

Empieza con los besos y caricias. Durante esta fase el cuerpo se prepara para un posible contacto sexual mediante distintas reacciones: el corazón empieza a latir más rápido, aumenta el ritmo respiratorio, se elevala presión arterial, los músculos se ponen tensos, aumenta el flujo de sangre a los genitales, los pezones se endurecen.

Todos estos cambios suceden en hombres y mujeres, aunque con algunas diferencias. Por ejemplo en los chavos, por lo general, la excitación se da más rápido, pues a ellos lo que más los estimula son el tacto y la vista. Entonces, al acariciar a su pareja o verla desnuda, la sangre fluye rápidamente hacia el pene, provocando una erección.

Las mujeres necesitamos un poco más de besos y caricias para que los pechos, el clítoris y los labios menores aumenten de tamaño, la vagina empiece a lubricarse y se ponga de un color rojo púrpura oscuro (debido al flujo de sangre), el útero se eleve un poco y la piel se enrojezca (sobre todo en el cuello y el pecho). Todos estos cambios van en aumento, hasta llegar a la siguiente fase: la meseta.

Fases del acto sexual: Deseo

 

Aquí empieza el ciclo: dos personas se atraen mutuamente a través de estímulos sensoriales (cómo se siente la piel de una chica, cómo huele su pelo, cómo suena la voz de un chico, etc.). Cuando está atracción crece, aparece el deseo sexual, que te lleva a la siguiente fase: la excitación (cómo responde el cuerpo al deseo).

p.d. El deseo  debe estar presente durante todo el ciclo de respuesta sexual para que éste se complete.

Fases del acto sexual

 

Cuando nos sentimos motivados por un estímulo erótico, que puede ser una persona, una imagen, un sueño o una fantasía, suceden varios cambios en nuestro cuerpo que nos preparan para tener relación sexual, una forma de cotacto íntimo entre dos personas que involucra sus sentidos, pensamientos y emociones. Por eso se dice que es la máxima expresión de la sexualidad.

La serie de cambios físicos que ocurren en tu cuerpo antes, durante y después de la relación se llama ciclo de respuesta sexual, y tiene varias fases o etapas que atraviesan por igual chicos y chicas.

LAS FASES DEL ACTO SEXUAL

Imaginá que tu novio (a) y tú están acurrucados en un sillón, viendo alguna peli o su serie favorita, que se yo. El(la) te abraza y te sientes tan bien, que te cuesta concentrarte en el programa, pues tu cuerpo empieza a comportarse de forma extraña: tu respiración se acelera y el corazón te empieza a latir tan rápido, que piensas que se va a salir del pecho. ¿Qué esta sucediendo? Simplemente está empezando lo que los sexólogos llaman ciclo de respuesta sexual. Tiene varias fases: deseo, excitación, meseta, orgasmo y resolución.

¿Sexo o hacer el amor?

Siempre he querido hacer el amor de una manera eterna y total. El sexo es sólo el deseo por la carne,pero hacer el amor es hundirse en un oceáno calído con apasionada exquisitez. Caer absorto en un sueño donde se mezcla la pasion, la dulzura y la inocencia de la primera vez, abrir tu cuerpo y tu alma hasta el infinito. Cada caricia, cada contacto de piel a piel, cómo si fuera arena increiblemente fina y suave, que se derrama de entre las manos. Y volver al principio, y estar en el final…en la eternidad.