Archivo de la etiqueta: poesia

Pergamino número nueve

Mis sueños carecen de valor alguno, mis planes son como el polvo, mis metas son imposibles. Todo ello carece de valor a menos que sea seguido de la acción. Procederé ahora mismo. La demora que me ha retrasado fue hija del temor y ahora reconozco este secreto, extraído de las profundidades de corazones valientes. Ahora sé que para conquistar el temor debo siempre preceder sin vacilación y los estremecimientos de mi corazón desaparecerán. No eludiré las tareas de hoy, ni las postergaré para mañana, porque sé que el mañana nunca llega. Déjenme proceder ahora, aunque mis acciones no traigan felicidad o el éxito, porque es mejor proceder y fracasar que quedarse inactivo y salir del paso a duras penas. Procederé de inmediato a consumar otra venta.

Antes de conocerte…

Antes de conocerte

Contemplaba el mar,

el cielo y el sol sin saber

que tú vivías y repirabas

en este mismo planeta.

 

Pero ahora,

tras haberte conocido,

tras haberte amado,

no puedo vivir en este mundo

sin que tú estes a mi lado.

 

[“Un novio prestado” Barbara Hannay Ed. Harlequín Ibérica S.A. 1999]

La frase de la semana

 “Te quiero más de lo que creo que me hubiera gustado quererte para mi propio bien”. [John Keats]

Te odio y te amo

Te odio y te amo, y es tan confuso en mi mente y en mi corazón.

Te odio por el dolor que me haces sentir, te amo por la ilusión que alimentabas en mí.

Te odio por las lágrimas que he derramado por tí, te amo por los días que me hiciste feliz.

Te odio por no importarte el amor que te daba yo a tí, te amo por los besos que llegue a recibir.

Te odio por usarme sin importar mi sentir, te amo porque amarte me hacía muy feliz.

Te odio por engañarme, por no decir la verdad, te amo porque amarte fue mi mas bella verdad.

Te odio por ponerme en ese lugar, te amo por las citas  y tu platicar.

Te odio porque odiarte es lo más cercano al amor, te amo como a nadie le entregue mi corazón.

Te odio porque te amo, y no te puedo olvidar, debo dejar marcharte y eso me duele aceptar.

Te odio porque seguramente te alejarás de mi, te amo por las caricias, las risas y lo infantil.

Te odio por entregarte mi corazón, te amo por encontrarte con esa ilusíon.

Te odio por hacerme a un lado, te amo, porque amarte fue lo más bello, y no me arrepiento, ya lo hemos hablado… seguirás siendo mi amigo, aunque con ello se instale el frío en mi corazón.

                                                                                              C.G.B.

Un Corazon herido

corazón herido
Podrías destruirme… Y ni siquiera presentaría batalla.
Ojalá yo tuviera el mismo coraje. Intentar usarte para mis propios fines, pero… No funciona, ¿verdad? No, Porque mis manos recuerdan tu piel, mi mente tu poder.
Me digo a mí misma una y otra vez que no quiero que esto ocurra, pero no consigo nada, y Dios sabe que lo intento. Cuando me tocas, no puedo respirar, ni pensar.
Lo único que puedo hacer es dejarme llevar e intentar no ahogarme. Mi corazón se siente herido…
Se me ha olvidado cómo reír.
                                                                                                          C.G.B.

No me odies, pero…

Incluso en sueños te deseo… No me odies. No, pero no me puedo comportar de modo natural contigo. No sé lo que decirte, ni como comportarme.
C.G.B.

He estado aquí

He estado aquí, temblando, diciendome a mí misma que soy una idiota, pero te deseo…
Y me odio por eso.
Creo que los recuerdos de como me sentía entonces me siguen afectando en lo que está pasando ahora. Yo quiero parecer una mujer experimentada, pero la verdad es que no lo soy…
Me siento perdida y a la deriva, como si nada de esto estuviera pasando… Y no quiero tener miedo de que me encuentres inmadura.
                                                                                                                               C.G.B.