Archivo de la etiqueta: Pensamientos, Reflexiones y Frases

No me odies, pero…

Incluso en sueños te deseo… No me odies. No, pero no me puedo comportar de modo natural contigo. No sé lo que decirte, ni como comportarme.
C.G.B.

He estado aquí

He estado aquí, temblando, diciendome a mí misma que soy una idiota, pero te deseo…
Y me odio por eso.
Creo que los recuerdos de como me sentía entonces me siguen afectando en lo que está pasando ahora. Yo quiero parecer una mujer experimentada, pero la verdad es que no lo soy…
Me siento perdida y a la deriva, como si nada de esto estuviera pasando… Y no quiero tener miedo de que me encuentres inmadura.
                                                                                                                               C.G.B.

Reflexiones de fin de año 2008…

Se acerca el final de un año más, y pasa otra hoja del libro de mi vida. Me detengo por un momento, hago una pausa para mirar hacia atrás y me doy cuenta que me encuentro exactamente donde me han traído mis pensamientos, palabras y acciones pasadas ¡¡¡El 2008 ha hecho de las suyas!!! ¡Han cambiado tantas cosas! Mi vida ha girado 360º y bien podría decir que estoy comenzando una nueva. Como dice una amiga “con, sin, o a pesar de…” aquí estoy, iniciando nuevos proyectos, terminando algunos otros… evolucionando…

Es fácil iniciar algo, pero terminarlo es doloroso y muy difícil, por naturaleza nos resistimos a los cambios y nos dejamos llevar por la inercia del ambiente en el que nos desarrollamos, por los estereotipos que nuestra mente y la sociedad han creado, o bien, vamos caminando sin rumbo definido, sin saber qué queremos y hacia dónde nos dirigimos. Y si tenemos un proyecto de vida las cosas no siempre resultan como se habían planeado, por ciertas circunstancias a veces debemos realizar ajustes a ese proyecto, establecer nuevas metas y renunciar a lo que no te hace bien, la vida no es una fórmula, lo que para uno está bien para otro puede no serlo, aferrarse no siempre es bueno.

Este 2008 ha sido un año de crecimiento y duro aprendizaje, con tintes contrastantes de momentos dulces y amargos, felices y tristes, de risas y llantos, de ilusiones y desilusiones, de logros y errores, de amor y desamor, de comienzo y término. Aprendí tantas cosas que ya “sabía”, sin embargo no lograba comprender, entonces fue necesario relajarme, pensar, adentrarme en mi y ser conciente de cada cosa que me ha pasado y marcado, para poder llegar a las siguientes conclusiones:

  • que hay cosas que no se pueden olvidar;
  • que existen sentimientos que marcan una vida;
  • que por más que quieras huir de la realidad, ésta te atrapa;
  • que quién más quieres te puede hacer sufrir;
  • que el amor duele;
  • que el hacer daño a alguien también te hace daño;
  • que la soledad no es tan mala;
  • que hay quien saca lo mejor de ti, y quien,lo peor;
  • que hay secretos que no se pueden contar a nadie;
  • que el dolor endurece;
  • que hay amistad y falsos amigos;
  • que hay personas que no son lo que parecen;
  • que los buenos pueden ser malos y los malos buenos;
  • que hay gente que no te merece;
  • que hay personas que tú no mereces;
  • que los errores se pagan;
  • que la verdad puede doler;
  • que hay quien camina contigo, y quienes lo hacen a un lado;
  • que puedes elegir amar o no amar;
  • que el pensar puede doler;
  • que las cosas bonitas pueden ser amargas;
  • que las heridas se curan, pero a veces no cicatrizan;
  • que a veces es mejor irse que quedarse;
  • que se puede elegir, pero no siempre acertar;
  • que se puede rechazar algo que en realidad se quería;
  • que se puede tener lo que te hace daño;
  • que a veces una mirada lo dice todo;
  • que las palabras a veces mienten;
  • que puedes tener lo que quieres y no darte cuenta;
  • que puedes no saber lo que quieres hasta que no lo tienes;
  • que no todo es blanco o negro, que también existe el gris;
  • que el gris no tiene por qué gustarte;
  • que tú no tienes por qué entender siempre lo que haces;
  • que la vida es a veces tan contradictoria…

Puedo decir que este año fue mejor aún que el pasado, y que cada día que vivo soy más y más feliz, gracias a Dios, que es la esencia de mi vida, a mis amigos y familia, que siempre están presentes. GRACIAS

Finalmente, no les diré las palabras de siempre, no les diré que les deseo un feliz año nuevo, porque la felicidad habrá de ser bordada con actos felices y alegres que cada uno, dentro de su lograda libertad pueda ejecutar. No les deseo paz y prosperidad, porque solo sus actos pacíficos y prósperos serán capaces de dar a luz una vida pacífica y próspera. No les deseo un año “de lo mejor”, pues solo llevando a cabo actos personales que den a esta cultura lo mejor de cada quien, se podrá vivir un año de lo mejor. No les deseo un año lleno de salud, pues únicamente los actos conscientes en los que se manifieste el cuidado de la propia salud, podrán resultar en un año lleno de salud, aunque tendríamos que ponernos a pensar de qué manera contribuimos a crear una vida con menor índice de contaminación tanto física como mental, con menos basura.

Al final de cuentas, les deseo que cada acto que realicen durante el 2009 sea promotor de una vida que manifieste sus más preciados deseos.

Los dejo con un poema de José Luis Borges (aunque se duda de su autoría)

INSTANTES

Si pudiera vivir nuevamente mi vida. En la próxima
trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan
perfecto, me relajaría más. Sería más tonto de lo que
he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería más
helados y menos habas, tendría más problemas reales
y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y
prolíficamente cada minuto de su vida: claro que
tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna
parte sin un termómetro, una bolsa de agua
caliente, un paraguas y paracaídas; si pudiera
volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar
descalzo a principios de la primavera y seguiría
así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más
amaneceres y jugaría más con los niños, si tuviera
otra vez la vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

La reflexión de hoy

Amplitud de conocimientos

3 06 2008

“En la vida tenemos que elegir entre saber mucho de una cosa o tener conocimientos generales de muchos temas. Más que nada porque saber mucho de muchas cosas es imposible y saber lo justo de un sólo campo es algo muy triste”.

(Una de las reflexiones del blog de luipermom. )

No estás deprimido, estás distraido.

Por facundo cabral

{Lo encontre en el blog de Dostopos y me gusto mucho, les dejo el video y la letra, espero les guste, aunque no sé si considerarlo canción, poema, pensamientos o quizás autosuperación, lo cierto es que está muy bonito}

 

No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que te puebla.
Distraído de la vida que te rodea: Delfines, bosques, mares, montañas, ríos.
No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay 5,600 millones.

Además, no es tan malo vivir solo. Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer, y gracias a la soledad me conozco; algo fundamental para vivir.

No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubistein interpretaba como nadie a Chopin a los 90. Sólo citar dos casos conocidos.

No estás deprimido, estás distraído, por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada.

Además la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja por que nos hace desconfiados.

Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible. Y sin esfuerzo porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo, y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz, después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda a Jesús: “Amarás al prójimo como a ti mismo”.

Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios; y decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad es una adquisición.

Además, la felicidad no es un derecho sino un deber porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio. Un sólo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mando matar seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileros, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman, Mäiller, Mozart, Chopin, Beethoven, Caraballo, Rembrandt, Velásquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

Y si tienes cáncer o SIDA, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas; si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto: tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas … y si le ganas, serás más humilde, más agradecido, por lo tanto, fácilmente feliz. Libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad, y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente como debe ser.

No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas.

Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruyan hay millones de caricias, que alimentan la vida.

Pocas cosas tan bellas he recibido como estas palabras, que me parecen salidas no sólo de una alma buena, pero sobre todo muy humana. Ojalá y lo disfrutes tanto como yo y ojalá y todos los practiquemos. ¡A vivir se ha dicho! Y ¡Menos quejas! ¿No crees?.

 

 

Antes de ser mamá…

{como ya esta cercano el día de las madres, les dejo un poema que tengo conmigo desde hace tiempo, desconozco quién es el autor. Espero les guste :D}

 

Antes de ser mamá

 

ANTES DE SER MAMÁ… Yo comía mi comida caliente. Mi ropa lucía planchada y limpia todo el día. Podía sostener largas y tranquilas conversaciones telefónicas.

 

ANTES DE SER MAMÁ… Me dormía tarde, tan tarde como quería y jamás me preocupaban las desveladas. Cepillaba y cuidaba mi pelo, lucía uñas largas y hermosas. Mi casa estaba limpia y en orden, no tenía que brincar juguetes olvidados por todos lados.

 

ANTES DE SER MAMÁ… No me apuraba si alguna de mis plantas era venenosa, ni pensaba en lo peligroso de las escaleras o las esquinas de mis muebles. No dejaba mi tiempo en consultas mensuales con el doctor, ni consideraba siquiera la palabra VACUNA.


ANTES DE SER MAMÁ… No tenía que limpiar comida del piso, ni lavar las huellas de pequeños deditos marcadas en los vidrios. Tenía control absoluto de mi mente, mis pensamientos, mi cuerpo y mi aspecto físico…
Dormía toda la noche y los fines de semana eran totalmente relajados.


ANTES DE SER MAMÁ… No me entristecían los gritos de los niños en la consulta médica, no tuve jamás que detener, con lágrimas en mis ojos, una piernita que sería inyectada.


ANTES DE SER MAMÁ… Yo nunca sentí un nudo en la garganta al mirar a través de unos ojos llorosos y una carita sucia. No conocía la felicidad total con sólo recibir una mirada. No pasaba horas mirando la inocencia dormir en una cuna. Nunca sostuve a un bebé dormido SOLO porque no quería alejarlo de mí.
 
 
 
 

 

ANTES DE SER MAMÁ… Nunca sentí que mi corazón se rompía en un millón de pedazos al no poder calmar el dolor de un niño. Nunca supe que algo tan pequeño, podía afectar TANTO mi mundo. Nunca supe que podía amar a alguien de ese modo, nunca supe que amaría como una MADRE.

 

ANTES DE SER MAMÁ…

Yo no conocía el sentimiento que provoca tener mi corazón fuera de mi cuerpo. No sabía que tan especial me sentiría al alimentar a un bebé hambriento. No sabía de esa cercanía inmensa entre una madre y su hijo.
No sabía que algo tan chico podría hacerme sentir tan importante.
 
 
 
 

 

ANTES DE SER MAMÁ… No imaginaba tanta calidez, tanta dulzura, tanto amor. No imaginaba lo grande y lo maravilloso que sería. No imaginaba la satisfacción de ser madre, no sabía que yo era capaz de sentir tanto…


HOY NO IMAGINO MI VIDA SIN ESA PEQUEÑA SONRISA PICARA Y TRAVIESA, SIN ESA HUELLA DE CHOCOLATE EN LA PARED, SIN ESE OLOR A PUREZA, SIN ESCUCHAR DE UNOS PEQUEÑOS LABIOS ESA PALABRA CORTA Y LARGA A LA VEZ…

 

“MAMÁ”.