Normas generales de los primeros auxilios

  1. Cuando se disponga a ayudar a una persona seriamente lesionada, asegúrese, ante todo, de tres cosas que constituyen al ABC de los primeros auxilios:
    1. Compruebe si el conducto respiratorio no está obstruido por la lengua, las secreciones o algún cuerpo extraño.
    2. Asegúrese de que la otra persona respira. Si no lo hace, adminístrele respiración artificial.
    3. Averigüe si el paciente tiene pulso. Si no lo tiene, recurra a la resucitación cardiopulmonar o RCP. Mientras administra la RCP compruebe si sangra la persona lesionada.
  2. No pierda un instante si el accidentado sangra abundantemente, si ha tragado veneno o si el corazón o la respiración se han detenido.  Cada segundo puede ser decisivo.
  3. Recuerde que es de vital importancia no mover a una persona con lesiones graves en el cuello o en la espalda, a menos que sea indispensable apartarla de otro peligro.
  4. Inicie los primeros auxilios con esta medida: mantenga a la victima acostada y quieta. Si ha vomitado y no es probable que se haya fracturado el cuello, vuélvale la cabeza a un lado para evitar que se asfixie. Consérvela abrigada.
  5. Si es posible, encargue a alguien que pida una ambulancia o llame al médico mientras usted administra los primeros auxilios. Debe indicarle al médico la naturaleza del caso y preguntarle lo que se debe hacer por el paciente mientras él o la ambulancia llegan.
  6. Examine al paciente con delicadeza. Aflójele la ropa que pueda apretarle, si es necesario, córtela para evitarle movimientos bruscos o nuevos dolores. No despegue las telas adheridas a las partes quemadas.
  7. Tranquilice a la víctima y trate de conservar la calma usted mismo. La serenidad del que auxilia puede disipar los temores y el pánico del herido y convencerlo de que no hay motivos de alarma.
  8. No obligue a tragar líquidos a una persona inconsciente o semiconsciente; los líquidos pueden asfixiarla. No trate de reanimar con golpes o sacudidas a alguien que haya perdido el conocimiento.
Anuncios

La frase de la semana

” Quien te cuenta chismes de los demás, también cuenta chismes de ti “

La frase de la semana

” Las grandes almas tienen fuerza de voluntad, las débiles, sólo deseos “

La frase de la semana

” Lo esencial es invisible para los ojos, solo se ve bien con el corazón “

Imagen

Vaya comedor de jardin

148331_418111678266621_352827889_n

La frase de la semana

No creas en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.
Pablo Neruda

La frase de la semana

Bokura-ga-Ita-bokura-ga-ita-29532959-634-349

Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero, si prestamos atención, nos daremos cuenta de que ningún día es igual a otro.

Cada mañana trae una bendición escondida; una bendición que solo sirve para ese día y que no puede guardarse ni desaprovecharse. Si no usamos este milagro hoy, se perderá.

Este milagro está en los detalles de lo cotidiano; es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones, la alegría de nuestros buenos momentos, la pista correcta para la decisión que tomaremos.

No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes, porque estamos en constante proceso de cambio.

–Paulo Coelho–