Archivo de la categoría: pareja

Hoy me desperté llorando…

[Esta entrada la escribí hace poco mas de un año en mi otro blog… la encontré de casualidad, hurgando al azar en las entradas]

1069837ijv2ob5nrg

Hoy me desperté llorando, y bastante cansada, lo mas probable es que lloré toda la noche porque la almohada estaba empapada. Me dormí triste, pensando en ti, en todo lo que me hubiera gustado hacer contigo, y que ahora se que ya no será así, el matrimonio para mi es muy importante, y por mucho que aun te ame no pienso acercarme, me dolió mucho cuando me platicaste de como hiciste la petición de mano, y de los problemas que han surgido, a cada palabra sentía que mi alegría por verte después de tanto tiempo se iba apagando poco a poco. No llore!, nunca lo haría frente a ti, pero sentí como mi corazón dejaba de latir un par de segundos… y sin embargo me sentía un poquititito feliz, al ver la alegría que se adivinaba en tus ojos, y fue bastante contradictorio, hasta la cabeza me dolió. Dormí, y soñé todos los pormenores de tu boda, y ya sabes tu que mis sueños se cumplen, por desgracia para mi.

Cuando abrí los ojos aun estaba todo oscuro afuera, y llovía, como si el cielo se hubiera puesto de acuerdo para acompañarme en mi dolor, todos dormían y yo solo pude ponerme a pensar como ha cambiado mi vida en los últimos años, ya no rio, no canto, ni pinto y no escribo.  Se que estoy deprimida, y es bastante lógico si las dos personas que mas he amado en mi vida me han dejado para casarse con otra. Ya no creo que el amor exista, o por lo menos, yo ya deje de creer en el amor, y me da rabia, porque se que en el fondo de mi aún esta esa chica de hace años, la que tenia sueños, esperanzas, la que se quería comer el mundo a besos.. pero esta tan escondida en algún rincón de mi corazón que no la encuentro.

Hoy me desperté llorando, porque en definitiva debo decirte… adiós.

Anuncios

El amor nos vuelve estupidos?

Es lo que estoy pensando, o como le dije una vez al sr. mitnick, el amor nos hace debiles…

Es que no puedo creer que me emocione como una tonta por ver un mail suyo en mi bandeja… y lo que es peor! un mail de UNA SOLA linea!!!

No, no no… me da coraje conmigo misma

Amor mío…

02082009392

Nunca es insignificante amar a alguien. No me importa cuánto dolor cause… la carta de amor que me diste aquella vez… aún la guardo como un tesoro.

Lo difícil de tener una pareja.

No tengo un buen currículum de relaciones de pareja. He estado enamorada de verdad dos veces, y en ambas ocasiones las cosas no funcionaron. Yo creía que las cosas iban bien, que nos entendíamos, pero quizás soy demasiado independiente como para comprometerme a fondo en una relación, para saber cómo hacerlo bien, porque parece que los demás buscan en mí a alguien que yo no soy, y… y tengo miedo de desilusionarte. No quiero desilusionarte. Ya me ha ocurrido antes, y es que puede que no te haga sentir… necesitado. De la forma en que un hombre necesita sentir que su compañera lo necesita. Cada uno tiene derecho a tomar sus propias decisiones pero también a reservarse el derecho a gritar si se piensa que el otro va a hacer algo que pueda hacerle daño. Y admito que durante un tiempo sufrí un sobredosis de necesidad. Pero fue hace tiempo…

Yo creo que cuando uno elige estar con otra persona, la necesidad que siente de su compañía es, digamos, sana. Lo que es muy distinto a esperar que siempre sea el otro quien te solucione tus problemas. O esperar que alguien tenga las respuestas para que tú puedas ser feliz. O para la soledad… ¡Demonios!, se puede estar más solo con la persona equivocada… Es más fácil no vivir con nadie.

¿Tiene sentido casarse?

Este artículo lo encontré en la página de Aleida y me he decidido a mostrárselos, porque es casi como si me hubiera leído la mente:

 Aleida

El contrato nupcial 

 

¿Tiene sentido casarse? Al ver tanto matrimonio que se desbarata, no es tan fácil resolver este interrogante. Cada día uno ve más y más parejas que deciden separarse, sin importar cuánto tiempo llevan juntas. Hasta no hace mucho, cuando a uno le contaban que algunos amigos o conocidos habían tomado esa decisión, la reacción más común era preguntar incrédulamente: “¿Ellos?”. Hoy, en cambio, la pregunta es: “¿Ellos también?” Y es que cada día uno se va acostumbrando más y más a esa situación y en no pocas ocasiones ve cómo se derrumban matrimonios que se suponía eran sólidos como una roca.

Como reza el dicho, las apariencias engañan y los matrimonios son el ejemplo perfecto para corroborarlo. Porque nadie sabe lo que ocurre adentro después de que los dos cónyuges cierran la puerta de su casa. A mí por lo general me despiertan desconfianza las parejitas que parecen de melcocha, y se ufanan de que nunca han tenido un sí ni un no. ¡Ja! Y por otro lado me aburren las parejas que se la pasan en un permanente agarrón, peleando por todo, sin importarles dónde o con quién estén.

A mi modo de ver, el matrimonio es ante todo una sociedad, donde cada integrante de la pareja es un accionista. Cuando esa sociedad no tiene éxito y uno se separa siente que es el fracaso de una empresa, que de hecho es una de las más importantes que uno puede tratar de constituir en la vida. Por eso siempre he tenido la idea de que se debe establecer el matrimonio como un contrato renovable, pero definido en el tiempo, porque esa estipulación de que debe durar “hasta que la muerte los separe” es de por sí intimidatoria, matapasión, asustadora, terrorífica y hasta turbia.

Rosaura, una amiga mía escritora, coincide conmigo en este planteamiento, pero propone que sea de tres años, mientras que yo pienso que debería ser de cinco. La tesis de Rosaura es que a los tres años es cuando empieza todo a fallar y se comienzan a perfilar las ‘diferencias irreconciliables’. Si eso es así, me parece que uno no debe salir corriendo cuando se disparan esas primeras alarmas, sino que por el contrario hay que tratar de hacer todo lo posible para salvar el ‘negocio’, cosa que puede tomar cierto tiempo.

Aparte de que daría un plazo suficiente para conocerse, un contrato de cinco años tendría otras ventajas. Por un lado, obligaría a cada individuo a hacer un alto en el camino para evaluar qué está haciendo con su vida conyugal, tal como suele hacerse en la vida laboral.

Por otra parte, serviría para que ambos meditaran y tuvieran presente que el otro no va a estar ahí toda la vida por pura inercia, ni por obligación ni por costumbre, como ocurre a diario en tantas relaciones. Eso implica que hay que estar con las pilas puestas, si uno quiere que el otro renueve el contrato. Además, esa revisión periódica le imprimiría una dinámica diferente y novedosa al cumplimiento de los roles dentro de la pareja, que se verían enriquecidos al hacer una evaluación de lo que ha pasado en el quinquenio que va a terminar y sería un aliciente para afinar los desajustes, si la idea es seguir adelante.

Y si, después de uno o varios períodos, uno ve que las cosas no están saliendo bien y que definitivamente le toca separarse, el impacto puede ser menos fuerte, puesto que ya el tema no lo toma a uno por sorpresa. Habría tiempo hasta para pensar en la nueva vida de ex.

Y por último queda otra ventaja adicional: si todo sale bien, uno puede hacer una fiesta cada cinco años para celebrar la renovación del contrato.  ¿Qué mejor motivo?


 

Feliz cumple PePe

PePe

Ahora que inicias un nuevo ciclo en tu vida, en el que yo estoy al margen espero que la vida te llene de mucho amor, mucha alegría y muchas amistades, por mi parte el lazo sigue, pero no me digas como va lo de  tu boda, es demasiado para mí…

Que estos 38 años te sean llenos de sabiduría, experiencía, y logros tanto profesional y personales, a pesar de todo, por mi parte solo puedo darte mi amor… de lejos… me costo mucho alejarme de ti, y creo que ya salí adelante cometiendo quizas mas errores pero asi es como uno aprende en la vida. Seguire tratando de conseguir mis sueños, aunque el que tenía contigo haya quedado atras.

cuidate muchisimo niño mío, si algún día me necesitas no dudes en buscarme.

otro día t escribo algo más positivo… hoy no puedo.

Las mejores canciones para hacer el amor…

Disfruta y déjate seducir por las mejores canciones para hacer el amor.

 El otro día navegando en la internet me encontre en la pagina de terra una lista con las mejores canciones a escucha, bailar o representar, si es que se animan, para hacer el amor, algunas no las habia escuchado pero están bastante bien, les dejo la lista:

Sway – The pussycat dolls

Secret – Madonna

The way you look tonight – Michael Bubble

Sexy – Los Amigos Invisibles

I just don’t know what to do with myself – The White Stripes

I need love – Jennifer López

Black Magic Woman – Santana

By your side – Sade

Un beso de desayuno – Calle 13

It ain’t over till it’s over – Lenny Kravitz 

Wicked game – Chris Isaack

 

y ustedes, ¿que opinan?