Nada es tan real

Claro, cuando ves las cosas en retrospectiva todo es tan evidente. Cualquiera se podría haber dado cuenta. Yo no. Y él en ese momento tampoco.

Fue así que a veces forzábamos las cosa para que todo salga perfecto. Y no quiero decir que las cosas no hayan sido reales. Pero el límite entre lo real y lo sutil es tan etéreo.

Habría sido mejor que ciertas palabras jamás hayan sido pronunciadas. Hoy siento que esas palabras perdían su efecto en cuanto dejaban ser sentidas y comenzaban a ser habladas. Pero claro, siempre es fácil mirar las cosas que ya pasaron.

Y aunque en ese momento, en el que los hechos me demostraron que estuve equivocada sobre todas mis percepciones, es decir, cuando él me dijo que no me quería, me sentí un poco defraudada, me dí cuenta de que en realidad ya lo sabía.

Sus palabras simplemente me hicieron despertar y darme cuenta que nada es tan real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s