Dos palabras…

Esta noche al oído me has dicho dos palabras comunes.

Dos palabras cansadas de ser dichas. Palabras que de viejas son nuevas.

Dos palabras tan dulces, que la luna que andaba filtrando entre las ramas se detuvo en mi boca.

Tan dulces dos palabras que una hormiga pasea por mi cuello y no intento moverme para echarla.

Tan dulces dos palabras que digo sin quererlo -¡oh, qué bella, la vida!-
Tan dulces y tan mansas que aceites olorosos sobre el cuerpo derraman.

Tan dulces y tan bellas que nerviosos, mis dedos, se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
Oh, mis dedos quisieran cortar estrellas.

Alfonsina Storni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s