Tener un bebé, ¿separa o une a los padres?

La sabiduría popular asegura que la llegada de un bebé une a las parejas, pero no siempre es así. A veces, la nueva rutina de pañales y horarios cambiados resulta en una combinación explosiva y problemática.


Carla Barbuto
La vida en pareja es simple sólo en las telenovelas. Allí, la receta nunca falla: cuando la “mala” no consigue retener al galán, la maternidad le asegura el éxito. Sin embargo, fuera de la pantalla las cosas se complican y la llegada de un hijo puede alterar tanto una rutina familiar. “La llegada de un bebé es un momento de crisis en términos de cambio y no todos saben adaptarse. Si los dos no se enfocan del mismo modo al cuidado del bebé, empieza un quiebre de la situación ideal de dos personas en la que no cabe un tercero”, opinó la psicoanalista Alicia Díaz Farina, miembro de Psicólogos y Psiquiatras de Buenos Aires (PPBA). Y agregó: “En muchos casos, el nacimiento hace que ceda la felicidad, la buena actitud frente al otro y el deseo sexual en la pareja”.

Para ejemplo, basta un botón. Mariana y David Morán se casaron en 2002 y el año pasado los cuidados de su recién nacido pusieron en jaque a la hasta entonces feliz pareja. “Una noche llegamos a discutir sobre si debíamos bañar al bebé con una esponja o una toallita. Es increíble pero estaba a punto de subir al auto para irme”, admite la madre, de 35 años. “El despropósito puede llegar a esos niveles”, reconoce. Sabido es que los nuevos miembros de familia requieren cuidados extras y estar en todo puede estresar a más de uno. Pero, ¿por qué las cosas llegan tan lejos?

Como cada hogar es un mundo, la respuesta siempre resulta incompleta. “Muchos matrimonios están sostenidos con alfileres. Entonces cuando surgen los problemas cotidianos y las preocupaciones respecto a los chicos, si no hay una fuerte unión, la situación tiende a complicarse y puede devenir en una separación”, opinó la psicóloga Paola Rizzo, directora de Consulte al Psicologo). Por su parte, Díaz Farina es categórica: “Con la llegada de un bebé, hay que estar dispuesto a perder, a postergar, a aprender a elegir perdiendo. No todos están preparados y eso va a marcar la diferencia entre los maduros e inmaduros”.

Afortunadamente los Morán superaron la crisis con un par de meses de terapia matrimonial, pero no todos lo consiguen. De hecho, hay parejas que parecen vivir la transición a la paternidad como una dolorosa sorpresa y las peleas comienzan a ser el telón de fondo de la llegada del bebé. “Es una etapa de satisfacciones pero también de presiones constantes. Todo cambia en el hogar, debe diseñarse una nueva organización, los bebés demandan mucha atención y tiempo”, dijo Rizzo y agregó que “ el peor error es centrarse demasiado en ellos y descuidar la relación de pareja”. La psicóloga Beatriz Goldberg, especialista en temas de pareja, no dudó al afirmar que “toda crisis requiere acomodación. El nacimiento es también un momento de crisis. La pareja tiene que enfrentarlo lo más solidamente posible para llegar a acuerdos y compartir sus espacios lo mejor posible”.

Como era de esperar este problema moderno no es exclusivo de los argentinos. En los Estados Unidos, donde existen estadísticas de casi todo, la Universidad de San Diego se encargó de hacer 90 estudios sobre 31 mil personas casadas para concluir que la satisfacción matrimonial tras el nacimiento del primer bebé es un 42% más baja entre la última generación de padres, en su mayoría miembros de la denominada Generación X. Y hay más: el National Marriage Project de Rutgers University, fue categórico al afirmar en su informe anual de 2004: “Los hijos parecen ser un creciente impedimento para la felicidad de los matrimonios”. Sin tantas estadísticas pero basada en la experiencia, Díaz Farina agregó: “Siempre digo que el primer año hay que hacer un paréntesis en la vida de pareja y, si todo sale bien, después hay un reencuentro pero no todos pueden sobrellevar el desgaste y el distanciamiento de ese año”.

 

2 Respuestas a “Tener un bebé, ¿separa o une a los padres?

  1. yo estoy en plena crisis matrimonial .. que dice mi esposo? pues que lo he descuidado por el bebe .. como si el me hubiera cuidado !! … yo estoy dispuesta a querer rehacer mi matrimonio .. pero parece que el no .. . asi que creo q pasare a las estadisticas de divorciadas el proximo año .. quien lo diria… que vida esta… pero NADA quita la felicidad de haber tenido a mi bebita !

  2. bueno eso si July, nada les quita la felicidad de un bebe a quienes lo han tenido, yo por desgracia no puedo a menos que me someta a tratamiento.. lamento mucho tu situación, pero esa misma es cada vez más y más común al menos aqui en mi ciudad, la mayoría de mis conocidos estan en serios aprietos por lo mismo y es muy feo… falta de comunicación y de comprension…😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s